#HombresMasculinidadesCambios en el Poder

7 Dic

Del 10 al 13 de noviembre, en Nueva Delhi, se desarrolló el Segundo Simposio Global Men Engage 2014. Resultado de este evento es el documento Hombres, Masculinidades y Cambios en el Poder, elaborado por la alianza MenEngage, con la colaboración de ONU Mujeres y apoyo del UNFPA, entre otras organizaciones. A continuación se reproduce el Resumen Ejecutivo del mencionado documento.

afiche-lazo-blancoDesde la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1995 en Beijing, ha habido enormes avances en los derechos y el bienestar de las mujeres y las niñas. Todavía estamos lejos de alcanzar la igualdad entre los hombres y las mujeres, pero en muchos aspectos —incluidas la salud, la educación, la participación política y los ingresos— estamos más cerca de alcanzar dicha meta que hace veinte años. Como se imaginó en la Plataforma de Acción de Beijing, un elemento esencial para impulsar la agenda de la igualdad de género es involucrar a los hombres y los niños. Más allá de la participación meramente nominal o simbólica de los hombres, el marco de Beijing imaginó la participación masculina como un medio necesario para desafiar las estructuras, las creencias, las prácticas y las instituciones que sostienen los privilegios acumulados de los hombres y para abordar las desigualdades entre mujeres y hombres.

En este documento de trabajo tratamos de iniciar un diálogo para adelantar los esfuerzos dirigidos a lograr la participación de los hombres y los niños a fin de desafiar las dinámicas de poder en sus propias vidas así como en sus respectivas comunidades y sociedades. A fin de enmarcar el debate eneste enfoque transformador de la igualdad de género, el documento trata de abordar las siguientes preguntas concretas:

  • ¿Cuáles son las relaciones entre el género, las masculinidades y el poder? ¿De qué modo las normas sociales y culturales sobre las masculinidades modelan las relaciones de poder y las desigualdades de género?
  • ¿En qué medida se ha desarrollado la agenda mundial elaborada en las conferencias de Beijing y El Cairo en cuanto a trabajar con los hombres como socios aliados, defensores y partes interesadas en la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres?
  • ¿Cómo deberíamos comprender las responsabilidades y posibles contribuciones de los hombres en relación con la agenda de la igualdad de género?
  • ¿Qué políticas y programas han sido ejecutados para incluir a los hombres en una visión compartida de la igualdad de género y transformar las nociones predominantes de las masculinidades? ¿Cuáles han sido sus resultados? ¿Qué desafíos nos quedan por abordar?
  • ¿Cuáles son los desafíos que persisten en relación con la participación de los hombres en la agenda de la igualdad de género?
  • ¿Cuáles son las recomendaciones de políticas y de estrategias claves para continuar avanzando?

Género, poder y masculinidades

En todo el mundo, todavía existen fuertes normas sociales y culturales que perpetúan los desequilibrios de poder entre hombres y mujeres. Si bien los hombres generalmente tienen una mayor capacidad de actuación independiente que las mujeres en sus vidas, las decisiones y conductas de los hombres también están fuertemente moldeadas por rígidas expectativas sociales y culturales en relación con la masculinidad. Más bien, ampliar el debate acerca del modo en que las normas de género afectan tanto a los hombres como a las mujeres nos ayuda a comprender mejor las complejas formas en que las rígidas normas de género y las relaciones de poder son una carga para nuestra sociedad, y buscar formas más eficaces de comprometer a los hombres y los niños en las reflexiones sobre las desigualdades y el cambio.

En las dos últimas décadas desde la conferencia de Beijing, las organizaciones y las iniciativas que se centran en mayor o menor medida en los hombres como participantes activos y beneficiarios de la igualdad de género han proliferado en diversos ámbitos, desde la prevención de la violencia contra las mujeres a la promoción de los derechos laborales y sindicales. Por desgracia, estos esfuerzos generalmente han sido proyectos de corto plazo, que con frecuencia solo alcanzan a un número relativamente reducido de hombres, y a menudo en contextos donde las normas y políticas sociales y otros factores estructurales siguen limitando la posibilidad de transformaciones más amplias.

Todavía hay formas divergentes de comprender la naturaleza y el alcance de los roles de los hombres y los niños en cuanto a la agenda de la igualdad de género. Es frecuente que se enmarque el rol de los hombres como el de “porteros estratégicos” o de socios aliados; esto refleja importantes dinámicas y principios vinculados a la participación de los hombres y los niños, pero estas concepciones no captan plenamente su rol ni su interés en la igualdad de género. Cada vez más, las pruebas indican que deberíamos enfocar a los hombres como “partes interesadas” y “cobeneficiarios” de los avances en la igualdad de género. Además de los beneficios éticos y sociales más amplios, los hombres como individuos se benefician de la mayor igualdad en forma de relaciones mejores y más sanas con las mujeres y las niñas en sus vidas así como de más opciones en sus experiencias y conductas.

Para adelantar los esfuerzos dirigidos a involucrar a los hombres y los niños, es importante recordar que el cambio no es una tarea fácil, especialmente porque desafiar los conceptos de masculinidad de los hombres puede ser en cierto modo como desafiar su noción de identidad personal. La motivación y la capacidad para el cambio de los hombres y los niños a menudo depende también de la medida en que las redes de pares, los mensajes de los medios de comunicación, las políticas, los líderes de opinión y otras infuencias sigan perpetuando ciertos mensajes sobre las normas de género. En efecto, los caminos que conducen al compromiso de los hombres con la igualdad de género son muchos y a veces contradictorios: algunos se fundan en el interés por el beneficio personal que se obtiene con la equidad de género; otros se basan en una actitud de protección a las mujeres (y por tanto son posiblemente patriarcales) y otros están motivados por un sentido de justicia de género y un deseo de contribuir a la realización de los derechos humanos universales. Nuestras políticas estarán mejor informadas si comprendemos estas diversas rutas en lugar de recetar un solo camino hacia la igualdad de género para los hombres.

El estado de los hombres y la igualdad de género: desafíos y avances

Para que estos esfuerzos puedan avanzar, es esencial comprender las actitudes de los hombres, incluida la forma en que han cambiado y las áreas de resistencia. Si bien la desigualdad de género todavía está generalizada en todo el mundo, existen pruebas de cambios positivos considerables en las actitudes de los hombres con relación a la igualdad de género. Esta sección del documento ofrece un panorama de las actitudes y prácticas predominantes, así como los desafíos persistentes en cuanto a comprometer a los hombres y los niños con varias áreas fundamentales para promover la igualdad de género. También contiene ejemplos de iniciativas que han producido cambios medibles en las actitudes y conductas de los hombres y sus relaciones con otras personas. Las áreas concretas analizadas son: la violencia de género; la educación; las tareas del hogar y la prestación de cuidados; el empleo y los ingresos; y la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

El camino a seguir

Aunque hay un acuerdo cada vez más generalizado de que trabajar con los hombres y los niños es necesario para lograr la igualdad de género, también existen preocupaciones persistentes con relación a las estrategias y los objetivos. Es necesario abordar dos áreas de especial tensión: el grado en que el
trabajo con los hombres y los niños se adecua y contribuye a los objetivos de los movimientos de mujeres y los esfuerzos por la igualdad de género, y la reacción cada vez más visible de grupos organizados de hombres que cuestionan fuertemente la agenda de la igualdad de género y, en algunos casos, tratan de socavarla. Muchos activistas y organizaciones que trabajan con los hombres y los niños tratan de coordinar su trabajo con el de los movimientos de mujeres, pero los hombres feministas deben profundizar la reflexión sobre su propio poder de género y el modo de asegurar que el liderazgo y las voces de las mujeres sigan siendo la columna vertebral del discurso feminista en estos espacios compartidos. Asimismo, es importante que los activistas y las organizaciones que trabajan con hombres se opongan de forma elocuente a los grupos y movimientos antifeministas. Si bien estos grupos son una minoría, en algunos entornos son visibles y ruidosos y, a veces, tratan de usurpar el diálogo sobre las relaciones de género y las desigualdades de poder.

Recomendaciones para la acción

Lograr la participación de los hombres y los niños en la igualdad de género es parte esencial de la Agenda de Desarrollo Post 2015, y para mantener el impulso en el abordaje de las desigualdades de género, el fortalecimiento de los derechos humanos y la promoción del empoderamiento de las mujeres.

RECOMENDACIÓN 1

Cambiar nuestro entendimiento normativo del rol de los hombres en el marco de la agenda más amplia a favor de la igualdad de género.

Si bien el empoderamiento de la mujer es esencial para alcanzar la igualdad de género, debemos simultáneamente lograr que los hombres estén activamente comprometidos a redistribuir el poder tanto en sus vidas personales como en los ámbitos más amplios. Presentar la igualdad de género como un asunto en el que están en juego el propio interés de los hombres y ciertos beneficios para ellos puede ser un modo eficaz de motivar a más hombres y niños a involucrarse. También se necesita más investigación sobre las muchas formas en que los hombres y los niños ya están avanzando hacia la igualdad de género a fin de identificar modos de apoyar y acelerar los cambios que ya están ocurriendo.

RECOMENDACIÓN 2

Construir y actuar a través de entendimientos compartidos y alianzas entre el trabajo de los hombres a favor de la igualdad de género y los derechos de las mujeres, y otros movimientos de justicia social.

Los líderes y las organizaciones que trabajan con hombres y niños deberán mantener un diálogo y una colaboración continuos entre los diversos grupos y movimientos que promueven la igualdad de género y otros movimientos de justicia social que luchan contra otras formas de opresión.

RECOMENDACIÓN 3

Pasar el trabajo con los hombres de los niveles de programas y proyectos a los de políticas e instituciones.

La aceleración del cambio requiere que se llegue a una mayor cantidad de hombres y niños y se modifiquen los sistemas y las instituciones. Dado el rol fundamental de las instituciones públicas (p. ej., las escuelas, el sector de la salud, y el lugar de trabajo) en la creación y mantenimiento de las normas de género, y su potencial para alcanzar a grandes cantidades de personas, ellas ofrecen ubicaciones estratégicas especiales para ampliar los esfuerzos dirigidos a involucrar a los hombres y los niños. Aumentar el alcance e impacto de los esfuerzos con hombres y niños también supone movilizar a los hombres para efectuar cambios a través de sus roles de liderazgo, y hacerlos responsables de liderar y apoyar el cambio en estos roles.

RECOMENDACIÓN 4

Desarrollar, implementar y hacer el seguimiento de políticas para involucrar a los hombres en la igualdad de género y construir la capacidad de los Estados para implementarlas.

Además de ampliar la cantidad y el alcance de intervenciones bien diseñadas, es necesario impulsar las políticas institucionales y gubernamentales que aborden los factores sociales y estructurales determinantes de las desigualdades de género. Igualmente importante es la capacitación del personal para que ejecute las políticas, así como las campañas públicas de sensibilización para transformar las percepciones de los roles de género entre los hombres.

A continuación ofrecemos ejemplos de recomendaciones de política específicas para involucrar a los hombres en la igualdad de género.

  • La participación de los hombres en la prevención de la violencia de género. Las políticas integradas y bien formuladas deberían incluir la prevención primaria dirigida a los hombres y los niños; políticas para involucrar a los hombres y los niños en la creación de espacios públicos sin violencia para las mujeres y las niñas; programas para hombres hechores de violencia integrados con el sector judicial; la implementación del control de armas; controles a las ventas de alcohol; y apoyos jurídicos, financieros y psicosociales para las y los sobrevivientes de violencia.
  • La promoción de una socialización de género equitativa en todos los niveles de la educación, desde el preescolar hasta el terciario. Una educación de la sexualidad, integral y transformadora del género también deberá formar parte de los planes de estudios, y debe abordar los derechos humanos, la igualdad de género y la salud
    Asimismo, los planes de estudios deberán cuestionar los estereotipos de género y fomentar el pensamiento crítico. Se deberá proporcionar capacitación y apoyo a educadores y administradores para que puedan crear ambientes
    de aprendizaje sensibles al género.
  • La participación de los hombres como padres y cuidadores. Además de políticas más progresivas de licencias de paternidad, también es necesario que se lleven a cabo campañas continuas de sensibilización del público y de información dirigidas a transformar las percepciones de los roles de género entre los hombres. Del mismo modo, el apoyo público a los cursos de preparación para la paternidad y las campañas enfocadas en los roles de los hombres en las vidas de los niños y las niñas pueden abordar los sentimientos descritos por los padres de no estar preparados para los trabajos de cuidado, y ayudar a los hombres a percibir los beneficios de una mayor participación en la vida familiar.
  • Involucrar a los hombres para que apoyen el empoderamiento económico de las mujeres. Además de políticas más progresivas de licencias de paternidad, también es necesario que se lleven a cabo campañas continuas de sensibilización del público y de información dirigidas a transformar las percepciones de los roles de género entre los hombres. Del mismo modo, el apoyo público a los cursos de preparación para la paternidad y las campañas enfocadas en los roles de los hombres en las vidas de los niños y las niñas pueden abordar los sentimientos descritos por los padres de no estar preparados para los trabajos de cuidado, y ayudar a los hombres a percibir los beneficios de una mayor participación en la vida familiar.
  • La participación de los hombres como compañeros que apoyan, como clientes y como agentes positivos de cambio en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos y de la salud materna, del recién nacido y de las niñas y los niños. Si bien debemos seguir fomentando los servicios de salud sexual y reproductiva accesibles y los derechos de las mujeres en esta área, también debemos lograr la participación de los hombres y los niños en la transformación de las rígidas normas que moldean los resultados de salud sexual y reproductiva. La educación de la sexualidad integral, impartida en las escuelas, que fomenta una reflexión crítica sobre las normas de género es un componente esencial para lograr la participación de los hombres y los niños en la salud sexual. Las políticas deberán asimismo tratar de ampliar la disponibilidad y el uso de los métodos masculinos, y crear espacios para los hombres en los servicio de salud prenatal e infantil.
Anuncios

Deja tu comentario aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The End of Capitalism

A new world is on its way. We are building it, one day at a time.

Ivaginaria

Erotismo y antropología sexual @Ivaginaria

The Belle Jar

"Let me live, love and say it well in good sentences." - Sylvia Plath

El Demonio Blanco de la tetera verde

Traducciones de-generadas desde la cueva

...Alwari...

...amanecer salvaje...

Voces de Hombres por la Igualdad

Compilado por Jose Ángel Lozoya y Jose María Bedoya, editado por Chema Espada

Masculinidades

Ensayos de Antropología de las Masculinidades y Políticas Profeminismo de Chema Espada Calpe

Heterodoxia

COMUNIDAD DE HOMBRES POR LA IGUALDAD

A %d blogueros les gusta esto: