#A Propósito de ¿Por Qué ya no intenté ser un Hombre de Verdad?

20 Oct

Wilfredo Mármol Amaya

Wilfredo Mármol

W.Mármol

John Stoltenbergen su Artículo ¿Porqué ya no intente ser un “hombre de verdad”? plantea una interesante e intensa afirmación, que mueve la sensibilidad de sentirse hombre a las cabales-no desde la perspectiva del macho común, corriente y cotidiano- sino de los hombres en su lucha permanente de ser sobrevivientes a este esquema de ser “hombre-macho-bestia” (Modelo Hegemónico de Masculinidades, MHM, 2007).

Su afirmación: “Cuando comencé a oír a amigas mujeres que habían sido golpeadas, (los golpes son físicos y también psicológicos, los paréntesis y el agregado son míos) que habían sido violadas, fue muy perturbador. Todavía lo es. Entiendo desde adentro algo de lo que los hombres hacen a las mujeres, y parte de eso no es parte de mí para nada. Pero solamente porque el odio sexualizado no es una gran parte de mí no quiere decir que no sea real en el mundo. Gran parte de la sexualidad masculina se tuerce y convierte en algo muy hostil, la animosidad es casi una pre-condición para los sentimientos sexuales y la violencia es como el juego previo. Eso es completamente ajeno a mí – no es algo que me pueda imaginar haciendo – pero sé que debo tomar con seriedad el hecho de que sucede, y de que muchos hombres lo hacen porque los hace sentir hombres “de verdad”.” Me llamó poderosamente su lectura, ya que aborda aspectos más que teóricos, pero también toda una vivencia y forma de ver la vida, la búsqueda de la armonía, entendimiento y que un mundo en igualdad y equidad entre hombres y mujeres es posible, superando así el eterno problema de supremacía masculina sobre la mujer.

En otras palabras promueve la prevención de la violencia de género, en particular la violencia por odio contra la mujer, o contra todo aquello que se aparta del concepto predeterminado “de ser hombre”, que tanta incidencia tiene a nivel social en la violencia, la agresión, en las relaciones de pareja, separaciones y divorcios.

Hay un momento en que las mujeres dicen basta ya, y toman decisiones valientes y esperanzadoras para el futuro de su vida. El pasado viernes 11 de octubre de 2013, tuve la ocasión de dar lectura a lo que una conocida, valiente  y apreciadísima mujer escribió luego de salir de la audiencia en un Tribunal de Familia, en San Salvador. Su escrito se hacía acompañar de una fotografía al interior del Tribunal con una sonrisa de perfecta alegría y sus brazos levantados con la señal de la victoria en ambos manos, daba la impresión de haberse liberado de una carga muy grande, realmente se le veía feliz, tenía un motivo: ACABABA DE FIRMAR SU DIVORCIO. En su mensaje destacaba lo siguiente: “DIVORCIO: El fin de un matrimonio se da no en el momento de una firma de (un acta de) divorcio, sino en el momento que las dos almas se separan, que dos corazones dejan de amarse, de respetarse, de cuidarse.Hoy fue legalizado lo que ya había sucedido hace años… una separación total.Pensar que un matrimonio es existente solo por un papel, eso sí es ridiculizar y hacer falso algo tan bello que Dios instituyó, eso sí es minimizar a la más burda expresión de algo que se debe respetar.El matrimonio es la unión de dos seres libres, felices, que se aman a sí mismos y aman al otro, y se sella ante Dios y ante las leyes del hombre, pero en ninguna manera es la mera acta legal…. Eso es otra cosa, menos un matrimonio. NO soy mujer de fachadas, de apariencias, y después de meditarlo en base a mis valores y principios, de orar, después de un proceso de sanidad emocional, mental, físico y espiritual, retomarme y salir adelante, decidí tomar el paso que me llevó a un divorcio, con todas las de la ley. Dios conoce mi corazón, mi alma, mis pensamientos y sé que Él me quiere en paz, en libertad, en fidelidad a Él, plena y llena de amor para mí y mis semejantes.Nadie ha dicho que todo fue malo. Sin embargo, los patrones culturales y sociales nos limitan a ver el divorcio como algo nefasto. ¿Por qué no alegrarse por un nuevo comienzo. Por qué no celebrar que un sueño que terminó siendo pesadilla terminó?¿Por qué callar? Por qué la corrección de un error no se puede compartir? Yo no he hablado de cosas buenas o malas… jamás hablare en mal de mi ex porque yo asumo mis errores… en toda relación que no funciona hay dos responsables… si estoy contenta de haber dado un paso que muchos creyeron que no daría. Hice publico esto porque son temas que se callan por el qué dirán, porque quiero que los bien casados valoren lo que tienen y lo cuiden…. porque es mi deseo que los que tienen problemas pidan ayuda los dos, “no solo una.” El matrimonio es de dos no de uno. En una yunta de bueyes si uno se echa y no camina, el otro si no es desatado, morirá…

Cuando me casé jamás imaginé llegar a esto pero llegué a pesar de todo lo que hice por evitarlo… y hoy, como todo lo que enfrento en mi vida… lo hago con una sonrisa porque la vida sigue… y será mejor y llena de esperanza.”

Como puede notarse, nuestra amiga recién divorciada concluye su escrito con la expresión “llena de esperanza”. Interesante lección de una mujer que toma conciencia y emprende una acción para cambiar y dimensionar su vida. Que valentía y que enseñanza de mujer nueva que se valora, ora y emprende.

Hombres, compañeros, amigos la invitación es a NO seguir el carácter represivo e impositivo del Modelo Hegemónico de Masculinidades. Sigamos insistiendo en los mal llamados “hombres de verdad”. A pesar de nuestras propias muestras de dolor provocadas en nuestro caminar, con arrepentimientos, reparaciones y desavenencias un mundo equitativo, más humano y con mejores relaciones basadas en el respeto, el entendimiento, la negociación y la concertación entre hombres y mujeres es posible,  un mundo sin violencia de ningún tipo.

Empecemos a tratar a toda mujer como nos gustaría que cualquier hombre tratara a nuestra esposa, madre, hija, amiga o compañera de trabajo. Esos son los hombres nuevos, comprometidos, en lucha constante contra nuestros defectos acumulados por siglos. El modelo agresor de ser hombre cada día pierde su vigencia. Si la violencia contra las mujeres es aprendida, entonces se puede desaprender. Manos a la obra.

El escrito de John Stoltenberg da para muchas y variadas reflexiones, es un golpe bajo y directo al hígado y el resto de vísceras de la cultura del patriarca. Honestamente “me movió el piso.”

Gracias CoMEGén

San Salvador, 13 de octubre de 2013.

Anuncios

Deja tu comentario aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The End of Capitalism

A new world is on its way. We are building it, one day at a time.

Ivaginaria

Erotismo y antropología sexual @Ivaginaria

The Belle Jar

"Let me live, love and say it well in good sentences." - Sylvia Plath

El Demonio Blanco de la tetera verde

Traducciones de-generadas desde la cueva

...Alwari...

...amanecer salvaje...

Voces de Hombres por la Igualdad

Compilado por Jose Ángel Lozoya y Jose María Bedoya, editado por Chema Espada

Masculinidades

Ensayos de Antropología de las Masculinidades y Políticas Profeminismo de Chema Espada Calpe

Heterodoxia

COMUNIDAD DE HOMBRES POR LA IGUALDAD

A %d blogueros les gusta esto: