¿Por Qué Género y Masculinidades en el Órgano Judicial?

8 Abr

Luis Alfredo Turcios Morales*

Respecto de Género

En El Salvador como en algunos otros países de la región latinoamericana, gracias al apoyo y ayuda de organismos internacionales, gradualmente se ha ido forjando una relación entre la administración de justicia y el enfoque de género inclusivo y la equidad de género. El actual proceso de reforma y modernización del Órgano Judicial iniciado ya hace algunos años, pretende mejorar el cumplimiento del cometido principal de esta institución que es administrar “una pronta y cumplida justicia”.

Así, en el marco y contexto de implementación de unas políticas generales e institucionales que buscan promoción del desarrollo de la mujer y la equidad de género, es que toma sentido la existencia de proyectos que pretenden implementar criterios de equidad de género en el proceso de modernización institucional  del quehacer general del Órgano Judicial.

Sin embargo, aunque el Órgano Judicial cuenta ya con una Política Institucional de Equidad de Género, cuyo propósito fundamental es contribuir al mejoramiento de la calidad de los servicios de hacer y administrar la justicia a nivel local, favoreciendo con ello el desarrollo de oportunidades y derechos iguales tanto para las mujeres como para los hombres de  este país; la penosa realidad de El Salvador es que aun  existen y persisten considerables relaciones asimétricas entre ambos géneros, esto tanto a nivel de las instituciones del Estado como de la sociedad salvadoreña en general, lo que termina dificultando y entorpeciendo el acceso de la población a esa pronta y cumplida justicia.

La existencia de una Política de Equidad de Género en el Órgano Judicial ha sido el resultado de un proceso previo de esfuerzos y acciones de la institución y de otras agencias que han culminado con la creación de una Comisión y una Unidad de Genero al interior de la Corte Suprema de Justicia.

La labor de la Unidad de Genero está enfocada inicialmente hacia la promoción y sensibilización sobre la temática de género y sus implicaciones en la actuación profesional jurídica, sus acciones formativas pretenden abarcar a magistrados y magistradas, jueces y juezas, colaboradores y colaboradoras judiciales, funcionarios y funcionarias del área administrativa y finalmente, a los usuarios y usuarias del Órgano Judicial.

La situación actual institucional muestra un panorama donde todavía existen graves desigualdades entre las mujeres y los hombres empleados en el Órgano Judicial, dichas desigualdades en muchas ocasiones se dan por razones del género. Se tiene entonces que persisten los problemas en materia de equidad de género tanto en la estructura organizativa judicial como en los servicios que la institución presta a la población salvadoreña.

Algunos de estos problemas son la existencia de actitudes y lenguaje sexista entre los servidores judiciales, comportamientos que conllevan matices de discriminación en la práctica judicial, desconocimiento de los empleados y autoridades judiciales en materia de género, trato o atención inapropiada a los usuarios y usuarias por razones de género por parte de los funcionarios judiciales, revictimización de usuarios víctimas de delitos sexuales y/o de violencia intrafamiliar.

La Declaración de Beijing + 5 en el 2000 en la Organización de las Naciones Unidas, plantea entre otras muchas cosas importantes que los procesos de formulación e implementación de políticas para la equidad de género en las instituciones requieren de la cooperación tanto de hombres como de mujeres en todos los niveles, y que hombres, jóvenes y niños deben ser involucrados activamente y alentados a participar en todos esos esfuerzos, lo cual se operativiza en lo que podría llamarse unas buenas prácticas de trabajo, y en el caso del Órgano Judicial en unas buenas prácticas jurídicas y judiciales por parte del personal que trabaja en dicha institución.

Para tales efectos, la Unidad de Genero del Órgano Judicial tiene entre sus metas ampliar el conocimiento de las condiciones de género existentes en dicho espacio laboral, así como analizar estas mismas condiciones en el personal y en la población usuaria; desarrollar procesos de sensibilización, inducción y capacitación en temáticas de género dirigidas a los servidores y servidoras judiciales; implementar procesos que eliminen la existencia de trato indebido o inadecuado a usuarias y usuarios por razones de género e impulsar mecanismos y crear condiciones que impidan o reduzcan el fenómeno de la revictimización en mujeres, niñas y niños víctimas de delitos sexuales y violencia intrafamiliar entre otras.

Respecto de Masculinidades.

El Programa de Masculinidades del Centro Bartolomé de las Casas, considera validos y comparte los planteamientos pro feministas, y asume como parte de su fundamentación el proyecto de construcción de un sujeto feminista activo, que  abogue por la igualdad de oportunidades para las mujeres y lograr así deconstruir, hasta donde sea posible, las ideologías históricas, sociales y culturales que subordinan a las mujeres y privilegian en casi todo a los hombres. Esta ideología machista y de masculinidad hegemónica impone de esa manera una relación asimétrica de poder entre ambos géneros.

En el caso especifico del Órgano Judicial nacional, al igual que en muchos otros ámbitos de la sociedad salvadoreña en general, estas desigualdades e inequidades están presentes en la dinámica laboral de los funcionarios y autoridades judiciales. En este estado de cosas, uno de los objetivos del proyecto de modernización impulsado por organismos internacionales, es precisamente realizar esfuerzos y acciones encaminadas a la transformación de dicha ideología y modelo hegemónico machista que obstaculiza y entorpece el empoderamiento de las mujeres salvadoreñas en el contexto del sistema judicial.

Estos esfuerzos locales e internacionales solo lograran su cometido si se da la participación de hombres y mujeres juntos, razón por la cual resulta imprescindible el trabajo con los hombres para transformar sus ideologías y potenciar un cambio actitudinal y mental respecto de la equidad de género y de esta manera poder construir una nueva, mejor y equitativa, relación entre mujeres y hombres.

Esta línea de trabajo, es comprensible y justificada a partir de los planteamientos hechos en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de 1994 en el Cairo, Egipto, en la cual se afirmo que “El hombre desempeña un papel clave en el logro de la igualdad entre los sexos, ya que en la mayoría de las sociedades del mundo, este es quien ejerce un papel preponderante en casi todas las esferas de la vida, desde lo familiar hasta lo social, económico y político.”

Con relación a la masculinidad hegemónica prevaleciente en la actualidad, la vivencia de la masculinidad está fuertemente mediada por mandatos de tipo cultural que se estructuran en el llamado Modelo Hegemónico de Masculinidad y que se encarna en cada uno de nosotros y que además, impregna todas nuestras actuaciones, en este caso, actuaciones profesionales como representantes y funcionarios del sistema judicial que somos.

Este patrón de comportamiento, este estilo de vida, esta mentalidad, estos criterios y cánones personales que nos determinan en el desempeño de nuestro quehacer laboral judicial, es el resultado del funcionamiento de ese modelo que nos termina condicionando y nos obliga a reproducir, aceptar y legitimar una forma sesgada de sentir, pensar y comportarnos ante las mujeres y ante otros hombres, lo que en el contexto laboral judicial se pone de manifiesto a través de la atención y trato brindado a las usuarias y usuarios, así como a través de las interacciones que cotidianamente establecemos entre compañeras y compañeros de trabajo en los diferentes juzgados o tribunales del país. Así, tenemos que se crece, se vive y se defiende este modelo comportamental y actitudinal que nos impone un modo rígido de conducta que se basa principalmente en la imposición del poder y la violencia pero también en la imposición de las cuestiones de orden sexual.

Finalmente, el trabajo en Masculinidades nos hace reconocer y comprender que ese modelo de hombre hegemónico con rasgos machistas no se corresponde con nuestra realidad y que ser verdaderamente un hombre no significa necesariamente corresponderse o encajarse con dicho modelo.

En síntesis, la modernización del Órgano Judicial requiere y exige no solo cambios materiales, estructurales y organizativos sino también, y principalmente, cambios de actitud, de mentalidad, de paradigmas personales en todo el personal que trabaja en el sistema judicial salvadoreño.

Referencias bibliográficas.

1. Política Institucional de Equidad de Género del Órgano Judicial. Sección de Publicaciones, Corte Suprema de Justicia. San Salvador, 2011.

2. Programa de Masculinidades, Escuela Metodológica Equinoccio. Centro Bartolomé de las Casas. San Salvador, Mayo 2010.

* Psicólogo Forense, Capacitador interno del Órgano Judicial, Equipo de Género y  Masculinidades, Unidad de Genero de la Corte Suprema de Justicia, Colaborador del blog.

Anuncios

Deja tu comentario aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

The End of Capitalism

A new world is on its way. We are building it, one day at a time.

Ivaginaria

Erotismo y antropología sexual @Ivaginaria

The Belle Jar

"Let me live, love and say it well in good sentences." - Sylvia Plath

El Demonio Blanco de la tetera verde

Traducciones de-generadas desde la cueva

...Alwari...

...amanecer salvaje...

Voces de Hombres por la Igualdad

Compilado por Jose Ángel Lozoya y Jose María Bedoya, editado por Chema Espada

Masculinidades

Ensayos de Antropología de las Masculinidades y Políticas Profeminismo de Chema Espada Calpe

Heterodoxia

COMUNIDAD DE HOMBRES POR LA IGUALDAD

A %d blogueros les gusta esto: